Iniciativa Agrícola de la Coalición del Clima y Aire Limpio (CCAC): Opciones de mitigación para reducir la quema agrícola

burning imageAlgunas de las medidas para controlar la calidad del aire que incluyen las reducciones de carbono negro y el metano, son especialmente prometedoras para frenar el cambio climático en las regiones de la criósfera (zonas con nieve, hielo y glaciares) de manera que también pueden apoyar el desarrollo local y la adaptación. La quema de bosques y la quema agrícola contribuyen al cambio climático regional y mundial mediante la producción de CO2, metano, y – de especial interés cerca de la criósfera – carbono negro, que se deposita sobre las cercanías de la nieve y el hielo, lo que acelera el deshielo.

El carbono negro puede depositarse en las inmediaciones de hielo y nieve, causando con ello un mayor y más temprano deshielo. Las quemas agrícolas programadas a menudo arden fuera de control, dispersándose y causando incendios forestales y agrícolas que liberan carbono negro adicional, así como gases de efecto invernadero incluyendo metano y CO2, dañando los ecosistemas sensibles cercanos, y causando además la pérdida de vidas humanas y de infraestructura. El humo proveniente de la quema agrícola también afecta negativamente la salud humana, a veces de forma significativa, como ocurrió durante los incendios de Rusia en el verano de 2010.

Al mismo tiempo, la quema agrícola repercute negativamente en la calidad del suelo mediante la compresión y la destrucción del humus y la materia orgánica que hacen productivas a las tierras agrícolas. Esto disminuye el rendimiento agrícola, en un momento en que la agricultura ya está bajo el estrés del cambio climático. Sin embargo, existen buenas alternativas a la quema, sobre todo aquellas alternativas que integran métodos de poca labranza o sin labranza. Este proyecto, que forma parte de la Iniciativa Agrícola de la Coalición del Clima y Aire Limpio (CCAC) tiene como objetivo explorar estas alternativas en una manera consistente con las necesidades locales y el desarrollo rural.

La Iniciativa Agricola de la CCAC pretende potenciar al máximo las mejores prácticas para reducir al mínimo las emisiones de contaminantes climáticos de vida corta (SLCPs) procedente de la agricultura. El proyecto sobre la quema agrícola de la CCAC realizará mapeos de incendios y desarrollará opciones concretas para la reducción de emisiones de quema agrícola, dirigido al menos dos cultivos/tecnologías principales en cada una de las dos regiones de la criósfera de los Andes y el Himalaya. El proyecto general es administrado por la International Cryosphere Climate Initiative (ICCI), con socios como la International Center for Integrated Mountain Development (ICIMOD) en Katmandú, Nepal; el Molina Center for Energy and theEnvironment (MCE2) en La Jolla, California; y la Food and Agriculture Organization (FAO) de las Naciones Unidas. La Michigan Tech University de Michigan ha llevado a cabo el mapeo con satélite de incendios.

En las siguientes páginas, divididas en secciones del Himalaya y los Andes, se proporcionará información básica como el proyecto vaya avanzando sobre los patrones y las prácticas de quema agrícola y la quema de bosques en cada región, incluyendo las conferencias planeadas en febrero las cuales están abiertas a los interesados en agricultura, la calidad del aire, la adaptación y otros expertos.

(Para obtener información adicional acerca de los programas que abordan la quema a cielo abierto en las regiones cercanas al Ártico como Rusia, consulte la página web del ICCI, http://iccinet.org/open-burning-in-russia.)

logos-together